El pasado sábado 4 de abril, una vecina de nuestra ciudad  llamó a una integrante de la comisión para avisarle que sobre la calle Joaquín V. González al 600 se encontraba una cachorrita abandonada y con una pata aparentemente fraturada. Cuando la fue a ver,  tomó conocimiento de los hechos:  esa madrugada un grupo de jóvenes  (bajo efectos del alcohol o drogas seguramente) la habían tomado como pelota de fútbol y golpeado primero a patadas hasta que se cansaron y luego no contentos con esto le pegaron con una botella de vidrio… por supuesto la perrita estaba toda ensangrentada.

Al ser revisada por un profesional veterinario se constata efectivamente que tenía su patita delantera fracturada por los golpes recibidos y además tumultos en su vientre.   Fue inmovilizada y tratada por su patita y quedó en observación internada para ver la evolución ya que podía ser que presentara parásitos y hayan sido el motivo de tales tumultos (fue también desparasitada) o bien efecto de la golpiza recibida.

El día domingo cuando las veterinarias concurren a revisar los perritos internados se encuentran con que esta perrita estaba muerta.. los vecinos que nos llamaron conocen a los chicos que hicieron esto pero no se animan a efectuar la denuncia porque tienen temor a las represalias que puedan sufrir…

Nos preguntamos realmente qué está pasando con nuestra juventud,  porqué esa falta de respeto a ellos mismos, la falta de cariño a sus propias personas drogándose, emborrachándose y aparte hacer daño a los demás, tomando a un pobre animalito y golpeándolo hasta dejarlo casi muerto, porque si no hubiesen intervenido los vecinos, no nos cabe ninguna duda de que querían matarla a golpes. Por qué tanto odio, por qué ese ensañamiento con los animales?????

Estas son las historias a las que tenemos que enfrentarnos a diario, disponiendo de nuestro tiempo y esfuerzo para atender a los animalitos en diferentes situaciones dramáticas, atendiendo llamadas cualquier dia de la semana y a cualquier hora, aparte de hacernos cargo de abonar las atenciones veterinarias, para que muchas veces, ni siquiera podamos salvarles la vida… es muy triste saber que estos chicos pueden volver a hacer lo mismo con otro animal y no poder hacer nada… nos inunda una profunda sensación de impotencia y de bronca, como pasa siempre en estos casos..porque además sabemos que son menores de edad y la ley los protege.

Entonces, sólo nos queda publicar estos casos para que todos conozcan la realidad y sepan que aparte de drogadictos y borrachos son asesinos (sí, de perros, si si, pero asesinos al fin).

Comisión Directiva