El viernes 19 del corriente, cerca de las 23 hs se escapó de su casa “Mamina”, una de las tantas mascotas adoptadas en el transcurso de este año en el refugio de PAAS.

Su dueña en un descuido dejó entreabierta la puerta de acceso a la vivienda y el estruendo  producido por fuegos artificiales hicieron que emprenda una corrida desesperada buscando donde refugiarse. Como resultado, esta mujer de 91 años estaba desesperada por haber perdido a su compañera y una familia entera se dispuso a buscar a esta perrita por toda la ciudad. Alertados por la situación nos sumamos a su búsqueda y alrededor de las 18 hs del sábado fue encontrada debajo de un automóvil de un vecino, totalmente desorientada y desesperada.
 Por suerte esta historia tuvo un final feliz y podemos decir cariñosamente que estas “dos viejitas” se están cuidando mutuamente y compartiendo nuevamente la felicidad de un hogar.

Es por esto que les pedimos que lean la nota Esa Maldita Pirotecnia para que los festejos de algunos no se convierta en tortura para otros y tengamos que lamentar la pérdida de estos animalitos y ni hablar de que puedan sufrir un accidente en su huída desesperada.