A continuación transcribimos un mail recibido de ARPA (Asociación Rafaelina Protectora de Animales solicitando ayuda para encontrar a “Quilla”. Por favor si tienen familiares o amigos en Rafaela, difuendan este caso para que esta perrita pueda reecontrarse con su dueño Adjuntamos la foto. Muchas gracias.

Tandil, 9 de noviembre de 1008.

Me llamo Jorge Bruno, vivo en la ciudad de Tandil provincia de Buenos Aires y quiero contarles lo sucedido el jueves 6 de noviembre en Rafaela.

Mi hijo Mauro, de 21 años, encontró en uno de sus viajes a Cochabamba (Bolivia) a una pequeña perrita abandonada. Tenía unos pocos días y dadas las circunstancias Mauro la adoptó, convirtiéndose de esa manera en su mascota compañera de ruta. Creció con él y fueron amigos y compiches. Mauro la bautizó con el nombre de “Quilla” y ninguno de los dos pudo separarse más.

Llegó el momento del regreso y  pasó lo impensado. A la altura de Tucumán, hubo que apurar el viaje por razones particulares. Mauro abonó su pasaje en tren rumbo a Capital Federal y para no tener problemas, consultó a una veterinaria y durmieron a “Quilla”, que viajó mansa y tranquila dentro de un pequeño bolso.

Sin embargo, algunas horas más tarde, a unos dos kilómetros de la estación de Rafaela, cuando el tren ya estaba en velocidad, el guarda de la empresa Ferrocentral, RAMÓN BARRIOS, descubre al animal mientras mi hijo dormía. Sin mediar palabra y propio de una mentalidad perturbada, levanta al pequeño cachorro, se dirige a la puerta del vagón y en un acto demencial, la arroja al descampado con el tren en movimiento. Algunos pasajeros dicen haberla visto salir corriendo y aún tenemos la esperanza de que “Quilla” esté viva.  Por eso esta carta, por eso este pedido de ayuda.

“Quilla” es una perrita de cuatro meses, tiene ojos marrones, pelaje rubio con partes oscuras, una uña flotante y pesa unos siete kilos. Tenía un collar rojo y blanco, hecho con un pañuelo. Es una perrita callejera que se gana enseguida el cariño de cualquiera.

Mauro ha comenzado ya su búsqueda por otros medios, pero como padre que ha enseñado a sus hijos a amar a los animales, es tal mi impotencia y mi indignación ante un acto criminal de semejante naturaleza, que solicito a los vecinos de Rafaela, que si ven o creen ver un cachorro de esta naturaleza, por favor comunicarse a estos teléfonos y mails:

02293-15568031 / 02293-15568029 y 011-1559667784

O los mail: pezvuela@gmail.com

            georgina_bruno@hotmail.com

             brunobruno@speedy.com.ar

Muchas gracias a todas las personas de buen corazón que sabrán entender nuestra congoja y nuestra incredulidad ante personas como este guarda, que no dudó en matar un animal indefenso.

Atentamente

JORGE BRUNO

11.138.748

quilla