Indignación por muerte de un can en la vecina ciudad de Rafaela.

A media mañana de ayer, efectivos de la GUR fueron impuestos de la observancia de un perro atado al tejido perimetral de una Escuela, precisamente en la esquina de calles Caseros y Víctor Manuel. Junto a personal de Zoonosis de la Municipalidad, agentes de la Guardia Urbana Rafaelina se acercaron al lugar, y con incredulidad y sorpresa se percataron de que se trataba de un can raza galgo, que presentaba una bolsa de nylon cubriendo su cabeza y atada al cuello (se presume que pudo morir por asfixia).
Una soga lo ligada, desde el cuello, al tejido, y sus cuatro patas también estaban atadas, impidiéndole toda movilidad.
No todo terminó allí.
En su cuerpo el perro presentaba lo que podrían resultar impacto de perdigones de un disparo de escopeta, o en su defecto del accionar de balines disparados por un rifle de aire comprimido.  La muerte, según se supo, dataría de al menos 12 horas antes.

Realmente, huelgan las palabras…

http://www.laopinion-rafaela.com.ar